Ir al contenido

Principios de accesibilidad web

La accesibilidad web consiste en una serie de principios y pautas de diseño, que facilitan el acceso a los contenidos de la web a las personas con discapacidad.

La Iniciativa de Accesibilidad Web WAI es un grupo de trabajo que se encarga de desarrollar pautas y técnicas para crear webs accesibles. La WAI define cuatro principios fundamentales, según los cuales, el contenido web debe ser:

  • Perceptible
  • Operable
  • Comprensible
  • Robusto

Accesibilidad: contenido perceptible

El primer principio de las Pautas de Accesibilidad al Contenido en la Web (WCAG) indica que la información y los componentes de la interfaz de usuario deben presentarse a los usuarios de manera que puedan percibirlos. Para ello nos da las siguientes directrices:

  1. Proporcionar alternativas textuales para todo contenido que no sea texto. Por ejemplo, utilizar el atributo alt en las imágenes.
  2. Proporcionar alternativas sincronizadas para contenido multimedia dependiente del tiempo, como incluir subtítulos en los vídeos y transcripciones de los archivos de audio.
  3. Crear contenidos que puedan presentarse de diversas maneras sin perder la información ni la estructura. Esto hace referencia a separar la estructura de la página (HTML) de la presentación (CSS). De esta forma podemos cambiar el aspecto de la página sin perder la estructura semántica del contenido.
  4. Facilitar a los usuarios el ver y oír el contenido, incluyendo la separación entre el primer plano y el fondo. Esta pauta indica que hay que utilizar esquemas de colores con suficiente contraste entre texto y fondo para que el contenido sea legible fácilmente. También puede aplicarse al audio, donde el sonido principal debe ser claramente audible sobre el ruido de fondo.

Accesibilidad: contenido operable

El segundo principio de las WCAG indica que los componentes de la interfaz de usuario y la navegación deben ser operables y para ello nos da las siguientes directrices:

  1. Toda funcionalidad debe estar disponible a través del teclado. Una persona debe ser capaz de llevar a cabo todas las tareas de una web usando únicamente un teclado.
  2. Proporcionar a los usuarios el tiempo suficiente para leer y usar el contenido. Una persona con discapacidad puede necesitar más tiempo para leer, localizar o comprender el contenido, igual que para rellenar un formulario o responder a cualquier petición de la página.
  3. No diseñar contenido de manera que se sepa que puede causar ataques. Una imagen que parpadea de determinada forma, podría provocar un ataque en alguien con epilepsia fotosensible.
  4. Proporcionar medios que ayuden a los usuarios a navegar, localizar contenido y determinar dónde se encuentran. Para ello es muy importante utilizar una estructura semántica, por ejemplo utilizando encabezados y marcando los enlaces como listas.

Accesibilidad: contenido comprensible

El tercer principio de las WCAG indica que la información y el manejo de la interfaz de usuario deben ser comprensibles y para ello nos da las siguientes directrices:

  1. El contenido textual debe ser legible y comprensible. Utilizar un lenguaje claro, simple y apropiado al contenido. Limitar el ancho de las columnas de texto. Señalar claramente los enlaces. También se incluye aquí el especificar el idioma en que está escrita una página, mediante el atributo lang y definir las palabras poco usuales así como las abreviaturas.
  2. Crear páginas web cuya apariencia y operatividad sean predecibles. Esta pauta se refiere a manterner la consistencia en el sitio web. Un menú de navegación que se repita a lo largo de las distintas páginas y la identificación de elementos que cumplan una misma función, asignándoles un mismo aspecto o etiqueta, ayudan a que el usuario se haga fácilmente con el manejo de la página.
  3. Ayudar a los usuarios a evitar y corregir errores. Esto se refiere especialmente al envío de información mediante formularios. Los campos obligatorios deben estar claramente señalados, así como el tipo de datos que se espera en cada campo. También deben existir mecanismos de validación que expliquen los errores y cómo solucionarlos.

Accesibilidad: contenido robusto

El cuarto principio de las WCAG dice que el contenido debe ser lo suficientemente robusto para ser interpretado fielmente por una amplia variedad de agentes de usuario y establece la siguiente pauta:

  1. Maximizar la compatibilidad con agentes de usuario actuales y futuros, incluyendo tecnologías de apoyo. La mejor forma de asegurarse de que una página es compatible es validando el código. Los navegadores y las tecnologías de apoyo se diseñan teniendo en cuenta las especificaciones del W3C. Si el código de nuestra web es válido significa que cumple con estas especificaciones y será compatible con estos programas.

Siguiendo estos principios de accesibilidad y las pautas que se derivan de ellos, no sólo se benefician las personas discapacitadas, sino cualquiera con algún tipo de limitación, sea por edad avanzada, desconocimiento de las nuevas tecnologías o una conexión lenta. La accesibilidad web hace posible, por tanto, que un mayor número de personas utilicen Internet.

Si quieres conocer más visita Web Accesible, una guía sobre accesibilidad web.